Ya sabéis que somos unos grandes defensores de explicar historias a la hora de publicitar alguna marca o servicio. Una buena historia te entristecerá o te alegrará. Te hará empatizar con los protagonistas o, por el contrario, hará que los aborrezcas. Te recordará tu día a día habitual o te teletransportará a un mundo imaginario que nada tiene que ver con el real.
En definitiva y en un sentido o en otro, una buena historia nos emocionará.

Si además, a la historia le añadimos una dosis de sentido del humor, estamos ganandopuntos para que ésta sea un éxito.

El último spot de la firma alemana de tiendas de bricolaje y construcción Hornbach define a la perfección los dos puntos que acabamos de comentar. Con una fenomanel dirección artística, este spot de 60″ creado por la agencia Heimat, producido por Czar y realizado por Andreas Nilsson nos prsenta, con un toque de surrealismo, una historia que recuerda más a una película que no a un spot televisivo. La ambientación nos ha hecho recordar por momentos a los Hellboy de Guillermo del Toro y no hemos podido dejar de establer algún paralelismo entre los orientales del impermeable amarillo y los simpáticos Oompa Loompa de Charlie y la Fábrica de Chocolate.

Es probable que tengáis que visionarlo más de una vez para entender el mensaje. Pero no os lo toméis como una cosa negativa, porque os permitirá descobrir, con cada nuevo visionado, más cosas de esta pieza riquísima en todo tipo de detalles.

¡Un fantástico ejercicio de imaginación! Como productora creativa y muy fans de las historias… ¡Nos encanta!